sábado, enero 06, 2007

Evolución del cine de acción y ensalzo El caso Bourne


Si hay un género dentro del mundo del cine que lleva público masivamente a las salas, es desde luego el cine de acción.

Durante los años 80 fue la época de mayor esplendor del género por la cantidad de títulos que se hicieron y la calidad de los mismos. Además en esa época se asentaron sus bases clásicas.

-En primer lugar no necesitaban de un actor principal muy ducho en las artes escénicas. Con que pusiera músculos y fuera capaz de recitar un par de chistes malos por película era suficiente.

-Necesarían también (aunque no imprescindible) la presencia femenina cañón, para calentar a nuestro héroe (y ya de paso al público). Tampoco eran muy importantes sus cualidades como actriz. Eso sí, cañón tenía que estar.

-Que hubiera un malo de altura, pero malo de verdad. Era necesario justificar las matanzas de nuestro héroe que normalmente excedían a las del malo ficticio.

-Una cantidad importante del presupuesto iba destinado a las escenas de acción. Ya fueran explosiones, tiroteos, persecuciones de coches, peleas, etc...

-Una característica muy común de los carteles promociones de la época eran que el apellido del protagonista resaltaba más y eran más grandes que el título de la misma. Casos como los de Schwarzenegger o Stallone hablan por si mismos.
Por lo que los aficionados las reconocían más fácilmente. Solían decir: “Oh, la ultima peli del chuache, hay que verla”

Y por último el tema más importante y que se les olvidó trasladar a nuestros tiempos. El guión.



Pongámonos en los clásicos del género de acción de los 80. La jungla de cristal, Rambo, Predator, Terminator, Mad Max, Desafio Total, etc...
Todas estas obras tienen presente en mayor o menor media los puntos anteriormente citados. Pero sí se siguen recordando hoy en día como clásicos del género es sobre todo por su cuidado guión.
Bueno vale, no es el guión de El Padrino. Pero sí eran unos guiones que cuidaban la trama, presentaban un desarrollo coherente de los personajes y se preocupaban por la historia que estaban contado. Esto sumado a los puntos anteriores daban películas magníficas.

Pero siempre hay un final en esto y no tardo en llegar.

Los productores se dieron cuenta que el guión no era tan importante en esta ecuación.

Mucha publicidad y un trailer montado a base de secuencias de acción cañeras, podían llevar a los espectadores al cine de la misma forma. Cuando se quisieran dar cuanta ya sería tarde porque el taquillazo ya estaría hecho. Esta formula permitió a los productores realizar mucho más material en menos tiempo y forrarse más rápidamente.



Durante los años 90 realmente es desalentador. Escasos film de acción se pueden rescatar. Tal vez los dos últimos clásicos del genero: Speed y El fugitivo.

Dos grandes películas de acción donde además de tener unos guiones excepcionales, no era necesario toda la fanfarria de explosiones, chicas macizas y demás. Y parecía que podrían levantar el género otra vez.

Pero fue un espejismo. El director Michael Bay y el productor Jerry Bruckenheimer hacían de las suyas. Y el género toco fondo.


Pero cuando peor parecía la cosa, surge la llama de esperanza.

Año 2002, dos film se estrenan prácticamente a la vez. Dos film reflejos de todo lo que estoy contando y que sus estrenos prácticamente al unísono, permitían ver lo mejor y lo pero de este genero.

Estoy hablando por supuesto de XXX (TripleX) y El caso Bourne.

Mientras la primera tenía todo de lo que he hablado antes. Protagonista cachas, nula capacidad de actuación, chistes malos, chica cañón, tiroteos, explosiones, trailer cañero y un guión ridículo al servicio de la acción.

La segunda en cambio presentaba una historia muy cuidada, bien hilvanada y con mucho suspense. Buenos personajes interpretados por unos actores como Mat Damon y Franka Potente, totalmente diferentes de los clásicos del género.
Ya no se necesitan las cachas de Vin Diesel, ni la tía maciza. Se necesita a un actor como Mat Damon para poder contar la historia y que parezca creíble.
La acción esta al servicio de la historia.

Y esto no tiene por que influir para nada en las dosis y calidad de las escenas de acción. Todas en esta película son espectaculares. Bien rodadas y bien montadas, pero siempre necesarias y no para el efecticismo gratuito.

Mientras el público y crítica entraba a ver XXX y salida diciendo: “Si muy bien, muy bonita pero que tontería me han contado”.
Mientras a la salida de El caso Bourne todo el mundo seguía recordando la gran trama, el magnifico suspense y emocionados en definitiva por lo que acababan de ver.

El estreno cercano en el tiempo de las dos hizo posible ver todos estos paralelismos, por lo menos entre la gente que buscaba un cambio del género.

Como el tiempo pone a cada uno en su sitio solo hay que ver el discurrir de los acontecimientos.

Mientras que la secuela de XXX era más lamentable que la primera parte y dudo mucho que se sigan rodando más partes. La secuela de El caso Boune se convirtió en un éxito igual e incluso mayor que su predecesora y la tercera parte que pondrá punto y final a la saga se estrenará este año.

Significará esto que la gente se ha cansado del mal cine de acción y el género brotará de nuevo.

No se puede saber pero solo hay que fijarse en una cosa, el reciente éxito de la última película Bond: Casino Royale.
¿A que os recuerda más, a XXX o a El caso Bourne?. Pues eso.

2 comentarios:

jarlaxle dijo...

Pido perdón porque he hecho un repaso muy rapido por el genero, sin detenerme a analizar todas sus películas.

Basicamente por dos motivos:

Esto era un artículo que no quería que se alargara mucho (y no lo he conseguido)y no una tésis.

Y por supuesto me faltan los conocimientos necesarios para hacer un estudio detallado.

Realmente solo quería ensalzar El caso Bourne y de esta forma lo redondeaba todo mejor.

Calaverd dijo...

diox, despues de ver de nuevo peliculas como la de "Robocop" me he dado cuenta k el cine de accion de ahora es una pastelada muy seria, en la escena en ke matan al protagonista resulta casi gore, k kojones es gore total, le revientan una mano con una escopeta y le dejan como un colador sangrando por todos los lados posibles y despues de eso de una manera demasiado esplicita le meten un tiro en la cabeza dejando un primer plano del bokete todo ensangrentado.
Ains si es k el cine ya no es lo k era...